viernes, 5 de julio de 2013

La gran muralla China 2.0


Una de las realidades innegables ante la que nos encontramos en el SXXI es que nos encontramos ante un mundo globalizado. La ‘globalización’ se refiere a la interdependencia creciente de los países, que surge de la integración cada vez mayor del comercio, las finanzas, los pueblos y las ideas en un mercado global.
Este fenómeno comenzó después de la II guerra mundial, sufriendo una rápida aceleración desde mediados de los años 80, motivada por dos factores principalmente. El primero, los avances tecnológicos, que han conseguido reducir costes de transporte y comunicación entre otros. El segundo factor corresponde a la liberalización de los mercados y todas las consecuencias que este hecho conlleva.
La globalización supone para las empresas nuevas oportunidades en otros mercados a los que antes no podían llegar, y nuevas maneras también de poder llegar a ellos. Por ejemplo, Internet. Ya no es necesario desplazarse al país de interés e inaugurar un centro de actividad, sino que a través del comercio electrónico se puede conseguir la colocación de los productos de una determinada empresa.

En el país más grande del mundo, se encuentra también la población más grande de usuarios de internet, China. Los internautas chinos pasan unas 2.7 horas en línea al día. El intervalo que más va de 22 a 35 años, navegando una media de 4 horas al día y además un 99% de ellos afirmando que compran online habitualmente. China y su mercado online no hace más que crecer, y se estima sin duda que en el horizonte próximo de 2015 sus ventas ascenderán a cifras tales como 750 millones de $ según el informe China’s Digital Champions.

Las cifras son cuanto menos atractivas. El mercado online chino supone una gran oportunidad para las sociedades de capital extranjero. Si lograsen un buen posicionamiento en el mercado chino, quizá sería incluso 'LA MEJOR' de las oportunidades. Sin embargo, muchas empresas, tanto de e-commerce como de servicios, llevan ya años intentando posicionarse en este mercado online, y los datos no han mostrado resultados muy a su favor. Jian Shuo Wang expone en su artículo ‘Why eBay failed inChina?’ como casi todas las empresas online americanas han fallado en su integración en China en los últimos años. Líderes occidentales como Google, Yahoo o E-bay, han visto frustrados sus intentos de dominar al gigante asiático. Y es que en China, los competidores líderes de internet son locales. Las barreras de entrada al mercado chino aparecen por todos lados. Restricciones legales por parte del Gobierno, censuras, diferencias culturales o problemas logísticos. Quizá habrá quien piense que lo que hace China es establecer, de manera indirecta, medidas proteccionistas para proteger su mercado online. No sé hasta qué punto esta afirmación puede ser cierta, ya que China es el principal país afectado por las políticas proteccionistas alrededor del mundo, y el primero que  constantemente las denuncia de manera pública. O quizá no se adopta un enfoque adecuado a la hora de posicionarse en él. Me inclino más por lo segundo.

Empresas de tan grande envergadura ¿No tienen los recursos suficientes para solventar estos problemas? La respuesta es que sí los tienen, de hecho estas empresas ya han superado estas barreras anteriormente, en África por ejemplo o en regiones árabes y musulmanas, cuyas políticas no suelen favorecer la integración ni la globalización. ¿Cuál es el problema entonces al intentar cruzar la muralla online de China?

Para Jian Shuo Wang el principal problema es la falta de paciencia. Empresas tan grandes, acostumbradas a triunfar alrededor del mundo en un horizonte a corto-medio plazo, incluso en países con grandes restricciones, pretenden implantar los mismos patrones en China, y conseguir los mismos resultados y en tiempos similares. Para poder ganarse un hueco en China, hay que entender en primer lugar que China no es cualquier otro país. Es el país más grande del mundo, y no se puede intentar seguir la misma estrategia o esperar los mismos resultados en un país como por ejemplo en Irán, con una población que no llega a los 80 millones con China, con más de mil millones de habitantes. Por tanto, traspasar la muralla china online no es un reto imposible. Es un reto que requiere un cambio de enfoque y de planteamiento, tanto de puesta en marcha como de objetivos.

¿Imagináis un mundo sin Google, Facebook o Ebay? Lo hay, en China. Los líderes occidentales son reemplazados por locales, y aunque se puedan destacar algunos sitios, como Baidu, 51 o QQ, hay muchas redes más que aunque menor cuota, también tienen un número muy relevante de usuarios. Es decir, en China no hay solo un líder: hay muchos.  Nicholas Deleon hace un interesante estudio de mercado donde se puede ver como de las 20 páginas web con mayor tráfico en China, 16 son locales. Entonces, vistos los datos presentes,  ¿si no eres local no puedes triunfar en China? En mi opinión, no contestaría muy rápidamente a esta pregunta. Más bien la reformularía desde un enfoque más empático: ¿Qué hacen los locales que yo no tengo reflejado en mi planteamiento, y cómo o hasta qué punto puedo aplicarlo?

2 comentarios:

  1. Your article is extremely useful.Everyday your diary inspire ME nice deal} and helped to develop one thing new like I actually have developed a replacement app liked songs apple music
    : this is often great and pleasurable.Thanks for the awing posts , please keep updated often.

    ResponderEliminar